¨Volver, con la frente marchita…¨ No, Gracias.

Hacía tiempo que no escribía en el blog, casi que lo daba por abandonado definitivamente, entre el trabajo, las pocas horas de sueño y los niños, no encontraba tiempo para tirar unas líneas. Pero es justamente que pensando en mis hijos y el siempre latente deseo de volver a  mi tierra hicieron que me pregunte si vale la pena. Desde el punto de vista emocional, de las añoranzas, extrañar a la familia, los amigos y hasta la gastronomía, pegaría la vuelta ipso facto y eso que donde ahora vivo he formado un grupo lindo de amigos, puedo hacerme mis buenos asados con carne argentina, tomo mate, hasta consigo medialunas y dulce de leche. Digamos que, estando emocional y gastronómicamente contenido, serían otros los factores a tener en cuenta si uno decide volverse, en una España en crisis el trabajo puede ser un motivo, pero afortunadamente, no es mi caso. Entonces empiezo a pensar donde quiero que mis hijos crezcan, en que entorno, con que expectativas y es cuando la balanza se inclina a quedarnos en este lado del charco. Todas las mañanas, mientras desayuno, leo las versiones online de varios periódicos, tanto españoles como argentinos, entre ellos los de mi ciudad, Santa Fe y no estoy diciendo nada nuevo al notar una tendencia  macabra en que los rotativos nos informan de la ¨ muerte nuestra de cada día¨. Lo que me motivó a escribir, fue la noticia de una nena, que estando tranquilamente jugando resultó gravemente herida por una bala perdida, proyectil que había sido disparado desde la otra orilla del río, donde unos simios no evolucionados decidieron solucionar sus diferencias a los tiros. Leo una y otra vez la noticia y también los comentarios de la gente cargados de indignación y dolor, entendibles 100 %, el  ¨hasta cuando..¨ se repite una y mil veces, despotrican contra jueces, policías y políticos, otros, piden paredón, bala y militares lo que me retrotrae a una de mis primeras entradas Balas para todos. El populismo punitivo. 

Al día de hoy, Serena, la niña en cuestión, se debate entre la vida y la muerte, su familia y amigos lejos de entender porque les pasa esto, buscan el consuelo arropados por toda una sociedad que organiza marchas de protesta, cadenas de oración, se desarma en deseos de milagros y recuperación, esa misma sociedad que se siente en jaque, desprotegida, que ve como grupos de HIJOS DE PUTA han ganado terreno, que aparte de robarles cosas materiales, le han robado la paz, la tranquilidad de salir a pasear, de disfrutar del producto de su trabajo sin temor a que alguien se crea con derecho a arrebatarlo. Debe ser pesado para un ciudadano honesto, saber que salir de casa puede significar volver sin la billetera, sin el celular, sin el coche o peor, no volver. Para colmo, cuando ve que puede haber castigo para el delincuente, se encuentra con una justicia garantista, que tiene atados de pies y manos a quienes tienen que hacer cumplir la ley, a quienes tienen que protegerlos. Jodido debe ser tener a un Estado elefantiásico que se pierde en burocracia, carente de reflejos o  ausente.

Mientras busco hilvanar ideas, me entero que en mi otra ciudad amada, Córdoba, se está produciendo destrozos y saqueos a comercios, aprovechando que la policía se ha declarado en huelga, dejándonos imágenes como estas

pareciendo que se ha desatado una lucha de clases, pero el tema es que esa guerra es de pobres contra pobres o mejor dicho, de vagos mantenidos por el sistema de pobreza institucionalizado a base de subsidios y de la clase trabajadora.

Solo un dato, los índices de criminalidad en Argentina, se han disparado en la última década, quedando en un cómodo primer lugar, según la OEA, vamos a la cabeza en tasa de robos, con 973 por cada 100.000 habitantes, superando a Brasil  (415) y a EEUU (123). Mientras los datos no dan lugar a segundas interpretaciones, desde la cabeza del estado, siguen insistiendo, es todo una sensación.

Pero no hace falta ponerse en estadista para saber que en Argentina estamos jodidos, que hemos perdido la batalla, vivimos la peor de las crisis, más allá de la económica, vivimos una crisis de valores, hemos perdido el respeto por los demás, no hay una cultura del esfuerzo, mientras tanto, los honestos somos cada vez menos o cada vez tenemos menos voz y voto. Culpables, claro que hay culpables, los sospechosos de siempre, la clase política, sin nombrar a ninguno en particular y metiendo a todos en la misma bolsa, ahora,  esos políticos no son más que el reflejo de los argentinos, le pese a quien le pese, en 30 años de democracia, con un desfile infinito de políticos, no hemos sabido evolucionar como sociedad, parece que  insistimos los argentinos en autodestruirnos, independientemente del nombre que está a la cabeza del gobierno.

Mientras actualizo la entrada, leo la noticia que Serena ha muerto, sus heridas eran muy severas, otra vez empiezo a leer en las redes sociales las expresiones de lamento, odio, impotencia, rabia y ruegos a la deidad prevalente. Pero, ¿cambiará algo en nuestra sociedad un golpe tan duro? Es triste y lamentable, pero lo que veo es que en un par de meses, salvo sus familiares y amigos, nadie se acordará de ella, al domingo siguiente, 22 boludos jugando al fútbol, concentrarán más gente que todas las marchas de protesta que puedan organizar sus padres. Seguiremos aceptando con resignación que los periódicos nos cuenten de la muerte o muertes diarias, seguiremos en nuestra anestesia.  Continuaremos, como mejor podamos con nuestras vidas tratando de no ahogarnos en el mar de mierda en que nos hemos ido metiendo solitos.

A ese lugar no quiero volver, llámenme paria, cipayo, como quieran, pero es que veo que quien está realmente herida de muerte es la propia sociedad argentina, donde el egoísmo ha ganado terreno a la moralidad, un individualismo salvaje que nos hace dejar de pensar en el bien común y nos lleva al sálvese quien pueda. No quiero volver a un sitio donde patria, fidelidad, honor, libertad, familia ya no significan mucho, donde Estado y educación no van de la mano, al contrario, el primero ha fagocitado al segundo, donde la ética es para ¨giles¨.  Es la propia Argentina la que recibió un balazo en la cabeza y agoniza, no hay un sentido de pertenencia, no sabemos lo que es la solidaridad, ¿tolerancia? ¿qué era eso? Viveza criolla, no quiero que mis hijos escuchen hablar de ella, quiero vivir donde se respete a los mayores y se cuide a los niños, donde haya un sentido de justicia y orden por todos conocido y aplicado.

Quiero estar donde hay respeto y amor a la vida.

 

¿Democracia o patotacracia?

Quiero que se hagan una imagen, reunión familiar de domingo, mucha gente, buena comida casera de la Nona, vino, sidra o champagne y nada que hacer en todo el día salvo quedarse alrededor de la mesa charlando y pasando buenos momentos. De esos momentos me acuerdo cuando empezaba la discusión política, que podía llegar a niveles de tensión insospechado y pese a que los ánimos parecían caldeados, todo terminaba bien y cada uno hacia su catarsis política. Se escuchaban infinidad de argumentos, repasos de historia, estadísticas, nombres de políticos de los años de María Castaña (nota mental: averiguar quien era María Castaña). Cada uno daba su punto de vista, creía tener la razón de porque apoyaba a uno u otro politisaurio, pero había cosas que no se escuchaban entonces y que hoy en día son moneda común en toda discusión política, hay dos frases que particularmente me revientan: la que da a entender que los políticos son todos iguales y las que limitan la opinión al sólo hecho de votar, a ver si me explico, los que dicen: “podés expresar tu rechazo en las urnas”. Como si toda nuestra participación en la vida democrática de un país empezaría y termina en las elecciones. Entre períodos electorales debemos mantenernos calladitos, ser esa ¨mayoría silenciosa que no se manifiesta¨ a la que hacía referencia el pavote de Rajoy.

No pertencer al 50 y más por ciento que conforma la mayoría no debería hacernos perder derechos al momento de expresar nuestro descontento. Quienes ganan unas elecciones, deberían saber que esa mayoría los autoriza gobernar y nada más, no les da necesariamente la razón ni legitima sus acciones. El permanente argumento de ¨calladito la boca, porque el 54 % la votó¨ (típico de los seguidores de  CFK) es un ejemplo bastante claro de lo que Gottfried Wilhelm von Leibniz llamó la dictadura de las mayorías. Poniéndome extremista con el ejemplo, si el 55% piensa que el otro 45% debe ser fusilado, sería una decisión democrática, pero un poco inapropiada.

UJS_y_La_C_mpora

En nuestro continente han avanzado los gobiernos populistas , apoyados por una mayoría ciega que no les pone límites ni controles, permite el acúmulo de poder convirtiéndose en verdaderas dictaduras. Así, con el poder absoluto, no respetan las leyes democráticas, ya que el partido dominante ha metastatizado del ejecutivo al legislativo y judicial, modificando leyes y constituciones según conveniencia.

Cuirosamente, el mejor análisis sobre este fenómeno no viene de Latinoamérica, sino de Italia, donde uno de los más reconocidos juristas, Luigi Ferrajoli, analizando el gobierno de Berlusconi habla de la ¨desconstucionalización¨  neologismo acuñado en su libro ¨ Poderes Salvajes. La crisis de la democracia constitucional¨ (Ed. Trotta, Madrid 2011), que intenta explicar esa tendencia de los gobiernos populachones, a creer que el consenso popular es la única fuente de legitimación del poder político. Si bien habla del sistema político italiano, basta obviar la referencia geográfica y veríamos que perfectamente extrapolable a las realidades latinoamericanas. Se refiere a un proceso (el de desconstitucionalización) de construcción de un régimen antiliberal, basado en la pasividad de una parte relevante de la sociedad, ya sea por comodidad o ignorancia, ante la violación sistemática de la Constitución y el rechazo a los límites impuestos a las instituciones, transformando al sistema político en la pretensión de la omnipotencia de las mayorías, el menosprecio del sistema legal, la separación de poderes y las garantías que forman parte de todo sistema democrático. Cito: ¨Así, el edificio de la democracia constitucional resulta minado de raíz en su totalidad: porque no se soporta el pluralismo político y constitucional, por la desvalorización de las reglas; por los ataques a la separación de poderes, a las instituciones de garantía, a la oposición parlamentaria, a la crítica y la prensa libre; en definitiva, por el rechazo al paradigma del estado constitucional de derecho como sistema de vínculos legales impuestos a cualquier poder¨.  Cualquiera diría que es una descripción fiel de los gobiernos del ¨pajarito chiquitico¨ en su renovada versión espectral o el de la ¨señora del eterno luto¨. 

chavez y cristina

Ya aclaré que Ferrajoli hace su análisis de la democracia berlusconiana, uno pensaría, pobres italianos, si, pobres, pero en cierta medida están a salvo de tanto desmán, por el hecho de pertenecer a la comunidad europea y tener intenciones de seguir así, obliga a Italia observar las normas democráticas. Es una democracia madura en que los distintos poderes aún conservan su independencia y existe cierto autocrontrol y conciencia cívica ciudadana que no se creen cualquier pavada que les cuentan.

Una verdadera democracia, más que la voluntad de la mayoría, debería ser el respeto de las minorías, de la división de poderes, la fortaleza y los límites de las instituciones. Una democracia que no cumple estas premisas básicas cae en el desgobierno, la corrupción y ralentiza el desarrollo social. Suplantar las leyes por los dictados de la mayoría, si todo empieza y termina en la prevalencia de votos, deja a la democracia a la voluntad de la patota.

mafalda_democracia

Lo ha dicho el bicho

Derecho a Pataleo

manifestacion-argentina

Manifestarse, un derecho reflejado en la mayoría de las constituciones de los países occidentales, incluida en la declaración sobre los derechos humanos en su artículo número 20, ya la constitución francesa de 1791 reconocía el derecho de reunión en su forma estática o manifestación en su forma más dinámica. Siempre bajo un marco regulatorio, que  no tiene grandes variaciones entre países, que básicamente busca resguardar el orden público.

PROTESTA DEL "18A" CONTRA EL GOBIERNO DE CRISTINA FERN¡NDEZ

Explicación cortita y al pie (jerga futbolera) del derecho a quejarse y patalear contra los políticos, pero, ¿sirven para algo? ¿Generan una respuesta positiva en quiénes son blanco de las protestas? La primera impresión es que no, que son contadas las ocasiones en que se han logrado los objetivos.

Miremos a los griegos, la Troika tiene de rehén al gobierno y le impone sus políticas recesivas, obligándolo a hacer recortes, despidiendo funcionarios, privatizando hasta a la abuela, bajando sueldos, subiendo y hasta inventado impuestos nuevos, dicho panorama indefectiblemente sacó a los helenos a las calles y desde que estalló la crisis en Europa han hecho un sinfín de manifestaciones, huelgas, han rodeado al Congreso, ha habido marchas pacíficas y otras muy violentas, la gente se ha quemado a lo bonzo. Semejante panorama haría mover los cimientos, al menos los emocionales, de cualquier persona y buscaría frenar tanta locura, aclaro que puse persona y no político. Está más que visto y probado que quienes están de puertas adentro, no escuchan o no quieren escuchar.

639x360_1292427424_grecia

En tierras ibéricas hay más de lo mismo. Movimientos de todo tipo y color se mueven, manifiestan, hacen ruido, hasta aplican métodos como el escrache (por fin algo que exportamos los argentinos). Ha habido casos, en que antes de ser desalojados de sus viviendas,  la gente se ha suicidado y los políticos ensayaron una tibia respuesta para frenar este drama. Todavía estamos esperando alguna modificación de la ley hipotecaria, aunque sea mínima.

15m

A destacar, solo en una ocasión, un político, Artur Mas, President de la Generalitat,  hizo como que escuchó el reclamo de la calle, fue en septiembre del año pasado, en la conmemoración de la Diada de Catalunya cuando se llevó a cabo una gran marcha en favor del independentismo, ahí si, cuando el grito popular juega a favor de los intereses del partido, el politisaurio se asomó al balcón y con los brazos extendidos cual mesías, abrazó la causa e instauró en España el debate sobre la independencia de Catalunya. Claro, que esa no fue la única manifestación, a diario se hace una y muchas de ellas por los mismos que en septiembre pedían independencia, pero como son contra las políticas de ajustes que hace el gobierno, la policía autonómica, los Mossos de Esquadra, tienen a bien de controlarla a palazo y pelotas de goma.

diada6

Hace poco muy poco, en mi querida Argentina, miles de paisanos salieron a expresar su descontento por un ataque más que hace nuestra presidenta contra el estado de derecho ¿y ella que hizo? Se fue a hablar con los pajaritos a Venezuela. Como será que escuchó a su amado pueblo, que una semana después, los diputados aprobaron la llamada ¨democratización de la justicia¨, tema sobre el que hablé en la entrada anterior.

18a arg

Entonces vuelven a saltar la preguntas: ¿sirve de algo manifestarse? ¿En qué están pensando los gobernantes cuando observan las protestas ciudadanas? ¿Despertará en ellos alguna emoción, arrepentimiento, duda?

La expresión ciudadana de manifestarse debe permanecer viva, sobrevivir a cualquier intento de los politisaurios  de que sean vistas como un acto político. No nos dejemos engañar, la democracia no es solamente emitir un voto y quedarse calladito cuatro años.

Desde aquí les digo, si sirve manifestarse, para demostrar que no estamos aborregados, para movilizar a los apáticos,canalizar positivamente sus votos, para que el sillón de los políticos ya nos le parezca tan cómodo sabiendo que el pueblo los está poniendo en evidencia.

En algún lado leí que ¨manifestarse es una condición necesaria mas no suficiente para provocar un cambio político¨

Ese cambio, tiene que ser un proceso, que tal vez, al estar acostumbrados a la inmediatez de hoy en día, esperamos que suceda de la noche a la mañana, no, como dije es un proceso, lleva tiempo crear las redes y el compromiso social generalizado.

Lo dijo Gandhi: ¨Nuestra recompensa está en el esfuerzo, no en el resultado, un esfuerzo total es una victoria completa¨

Lo ha dicho el Bicho.

¡Viva la Pepa!

justicia1

España, 19 de marzo de 1812, día que coincide también con la celebración de San José, se proclama la constitución española en Cádiz, por la coincidencia con el santoral, como a los que se llaman José en España les dicen ¨pepe¨, a la constitución la llamaron: ¨La Pepa¨ . Ese mismo día, los liberales españoles anuncian su adhesión a la carta magna al grito de ¡Viva la Pepa! Desde entonces, esa expresión ha permanecido y traspasado fronteras, lamentablemente, su sentido ha ido cambiando hacia una versión peyorativa y al día de hoy se usa esa frase como analogía de desorden, de que siga la fiesta sin importar las consecuencias.

Esto lo explico para referenciar una práctica cada vez más común en nuestros gobernantes, reformas constitucionales, leyes y decretazos para perpetuarse o acumular poder, cada uno y a su manera, decide, según su conveniencia, pasarse por donde no le da el sol las leyes fundamentales de un Estado soberano. El ¡VIVA LA PEPA! que todos conocemos.

Como antecedentes, para ponernos en situación, en nuestra historia reciente, están, la reforma de la Constitución Argentina del año 1994, impulsada por el entonces Presidente Carlos Saúl Menem, pautada meses antes, en dicembre de 1993, en lo  que se conoció como Pacto de Olivos,  con Raúl Alfonsín. Entre las reformas pactadas estaba la reelección de Presidente y vicepresidente por otro período de 4 años. Hasta entonces la Constitución original de 1853, no admitía la reelección inmediata, sinó que obligaba a dejar pasar un período de 6 años para poder presentarse como candidato. A partir de dicho pacto, se metió mano también en el poder judicial, en la Corte Suprema de Justicia, se redujo la ¨mayoría automatica¨ a la decisión de 5 jueces, la Corte pasaba a favorecer la gobernabilidad, apoyando las decisiones del ejecutivo,  en lugar de garantizar el cumplimiento de la Constitución. Salieron sentencias un poco llamativas y a todas luces anticonstitucionales, como el indulto a los militares de la dictadura, la indexación de las jubilaciones, se favorecieron las privatizaciones. Uno de los jueces de esa mayoría, Petracchi, se inventó el ¨per saltum¨, una doctrina que permite a la Corte Suprema encargarse de causas que aún no están resueltas en tribunales menores, cosa que le vino como anillo al dedo para resolver la privatización (regalo) de Aerolíneas Argentinas y parar los amparos contra el corralito bancario. Más claro, le hecho agua.

En los últimos días, en mi querido y maltrecho país, que dentro de poco se llamará Argenzuela, estamos asistiendo a un ataque más al estado de derecho, un paso hacia el totalitarismo, el Ejecutivo ha enviado al Congreso varios proyectos de ley, entre ellos, uno  para limitar las medidas cautelares, quedando el ciudadano indefenso en la justicia ante el Estado,  copiando métodos dictatoriales como el de Onganía durante su dictadura. Lo disfraza diciendo que es una democratización de la justicia, pretendiendo también reformar el Consejo de la Magistratura (que elige a los jueces), llevando de 13 a 19 a los integrantes y que 7 se ellos sean elegidos por voto popular . Quedan bien claras las intenciones, para la gilada, le llaman ¨democratización¨, les hacen creer que pueden elegir, los jueces tendrán que hacer campaña, cuando la Justicia debería mantenerse al margen de procesos electorales, no estar ni cerca relacionados a ninguna bandera política, los jueces no deberían ver peligrar su puesto por dictar una sentencia antipática para el régimen. Quien debería controlar, verá sus capacidades reducidas a nivel de servidumbre y para colmo, a mi humilde entender, la oposición se ha autodesprestigiado tanto que carece de fuerza para hacer verdadero contrapeso.

Cuando éramos chicos, nos hacían recitar de memoria el Preámbulo de nuestra Constitución, al hacerlo, le dábamos solemnidad, como dictando las normas, tácitamente sabíamos, pese a nuestra corta edad, que eran palabras ¨sagradas¨, como todo el texto que seguía a dicho preámbulo. El artículo 29 dice: El Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni las Legislaturas provinciales a los gobernadores de provincia, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los INFAMES TRAIDORES DE LA PATRIA.

Se está cometiendo un atropello, están matando a nuestra democracia, es momento de que se tome enserio toda la solemnidad de un texto, que parece que los que hoy manejan los hilos desconocen o pretenden borrarlo de un plumazo. Es hora que los argentinos, como supimos hacerlo en otro momento, defendamos nuestros derechos y garantías. No dejemos que hagan de nuestra Justicia y de nuestra Patria un VIVA LA PEPA.

Lo ha dicho el bicho.

Política for dummies

No, no es una guía de iniciación a la política, el título podría haber sido ¨Política para boludos¨, pero me pareció muy fuerte.

Una nueva burrada del candidato a presidente de Venezuela, el increíblemente formado, intelectual, experto en ciencias políticas, Nicolás Maduro a quien aparentemente se le apareció el espíritu de Hugo Chavez en forma de ¨pajarito chiquitico¨ (pronúnciese con el deje típico venezolano, el de las telenovelas).

Es decir, después de sorprendernos con que el cáncer se inocula, demostrando que conduciendo el metro se puede hacer un doctorado en epigenética y biología oncológica.??????????????????????????????????

Ahora nos sale con que es medium, habla con los muertos y estos se presentan como plumíferos. Tal vez si hubiera dicho que era una urraca sería más creíble. Me imagino una sesión de espiritismo ¨ Hugo, Hugo, si estás ahí…. da tres golpes de estado¨

maduro-el-doctor-dolittle

Vista la calidad intelectual de nuestros políticos de hoy en día, lo lógico sería esperar reacciones de los votantes, al estilo ¨¿Me estás tomando el pelo?¨ o en argentino básico ¨¿Vos me viste cara de boludo? Lo que más tarde se traduciría en una merma en los votos, pero, resulta que eso no es así, al día de hoy Maduro supera a Capriles en 15 puntos de intención de voto. No hay que ser un gran estadista para darse cuenta que existe una mayoría que se deja tomar el pelo o lisa y llanamente son boludos. Si a esto que digo lo dijera un candidato en campaña, esa mayoría se sentiría profundamente ofendida, como yo no estoy buscando votos, me da igual que se ofendan.

Pero tanta incoherencia tendría que tener una explicación, estamos hablando de política y su discursiva, Patrick Charaudeau nos explica que es constitutivo de todo discurso político apelar a las emociones, esto, está particularmente exacerbado en el discurso populista, apelando a la espiritualidad, como en este caso o a una dramatización que procura la adhesión pasional.

El mismo Maduro, explicando su charla con el pajarraco, dice a El Nacional de Venezuela ¨En ese hermoso acto que tuvimos en Sabaneta recordando la memoria de nuestro comandante. Allí confesé algo que me sucedió: entró un pajarito revoleteando y empezó a silbar. Sólo lo podemos entender nosotros porque nos cabe el amor de patriotas. El pajarito se sorprendió, me dio una vuelta y se fue. Y yo tengo derecho de sentir lo que sentí, burgueses, inhumanos, irrespetuosos, antipatria. Yo sentí el espíritu de mi comandante Chávez echándome la bendición en esta batalla que estoy dando. Así lo sentí, así lo sentí¨

Lo interesante del párrafo anterior es que viene a ser una muestra fiel de que explica Charaudeau sobre los efectos de la emoción en el discurso populista, donde el líder enamorado de su patria, denuncia la fuente del mal, los culpables son designados como seres malvados, complotados contra la nación, generando antipatía, emociones en contra de un enemigo.

Al final no importa de quien viene, la charla es siempre la misma, nunca enfocada a un ideal, es una incoherencia tras otra, no hay un método, un mínimo análisis, es decir, lo que el pueblo quiere escuchar, incluso si eso implica tomarle el pelo, verles la cara de boludos. Al final, el título de la entrada no era tan fuerte, si lo es que payasos como este y otros tantos en América Latina hayan convertido a nuestros países en un circo donde el tonto dirige el destino de millones.

Lo ha dicho el bicho.

La ignorancia al poder

burro

De un tiempo a esta parte venimos asistiendo a una serie de declaraciones de nuestros mandatarios que deberían hacer saltar todas nuestras alarmas. Personalmente, la cuestión asusta, que tamañas demostraciones de oligoneuronalidad (perdón por el neologismo) no generen más allá que críticas en redes sociales y uno que otro erudito replicando en la radio.

Para los que no saben a que me refiero, unas muestras:

Cabe preguntarse, ¿quién les hizo la entrevista de trabajo a estos?  ¿Es qué nadie se dio cuenta qué inflaron sus curriculums? Ah, no, esperá, que eso es solo para los que pagamos impuestos y mantenemos a estos burros. Mientras que las empresas piden titulación universitaria, postgrados, masters, MBA, al menos 3 idiomas y ser más agraciado que Brad Pitt para ocupar un puesto en la fotocopiadora, quienes dirigen los destinos de millones, sirvan como ejemplo estas tres luminarias, hacen gala de su ignorancia.

Parece que esto de meter la pata y no ruborizarse es un mal político mundial. A divertirse con algunos ejemplos.

Bush390-c06c5

George W. Bush

“La mayoría de nuestras importaciones vienen de fuera del país.” 

   ¨Un número bajo de votantes es indicativo de que  menos personas están yendo a votar¨

“Nuestros enemigos son innovadores y tienen recursos, y nosotros también. No dejan de pensar nunca en nuevas maneras de hacer daño a nuestro país y a nuestra gente, y nosotros tampoco”.

“Yo sé lo que creo. Seguiré expresando lo que creo y en lo que creo. Creo que lo que creo es lo correcto”.

ArnoldSchwarzeneggerPA180111

Arnold Schwarzenegger ¨Gobernator¨

   “Creo que el matrimonio gay debería ser entre un hombre y una mujer”.

RUMSFELD

Donald Rumsfeld

  “Las informaciones que dicen que algo no ha pasado siempre me resultan interesantes. Hay cosas que sabemos que sabemos. También hay cosas desconocidas conocidas, es decir que sabemos que hay algunas cosas que no sabemos. Pero también hay cosas desconocidas que desconocemos, las que no sabemos que no sabemos”. (Nota propia: ¡¡¡chupate esa mandarina Descartes!!!)

images Carlos Saúl Menem ¨Carlos I de Anillaco¨ y acá me puedo quedar ad eternum, un caso perdido digamos.

“Yo leí todas las obras de Sócrates”

“Pende sobre nuestras cabezas la espada de Penélope”

“Acá no se trata de sacarles a los ricos para darles a los pobres, como hacía Robinson Crusoe”

“Como dijo Atahualpa, caminante no hay camino, se hace camino al andar” (perdón Machado).

33003_politica

 

Victor Felix Reviglio

  “La provincia resucitará de las cenizas como el gato Félix.”
felix-the-cat-laughs

Ahora les toca a los de este lado del charco, mis queridos borregos políticos españoles, que lo que menos destilan es sabiduría. Un par de ejemplos de la fauna ibérica:

16126494--647x231 Bibiana Aido ¨… miembros y miembras…¨

rajoy Mariano Rajoy

“Quiero agradecer al gobierno cubano su protagonismo y sus contribuciones porque para España aquello era muy importante¨  Todo bien, salvo el detalle que se lo dijo en Perú al presidente Ollanta Humala.

“Yo sé poco de este asunto, pero mi primo supongo que sabrá. Y entonces dijo: He traído aquí a diez de los más importantes científicos del mundo y ninguno me ha garantizado el tiempo que hará mañana en Sevilla. ¿Cómo alguien puede decir lo que va a pasar en el mundo dentro de 300 años?” Negando el cambio climático, un pitoniso.

¨A veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión, que también es tomar una decisión¨

“¡Viva el vino!”

Bueno, esta entrada sería eterna sin me pongo a reseñar todas las burradas que alguna vez han dicho los políticos.

Creo que los ejemplos anteriores son más que suficientes para explicar lo que intento decir. Que se debería exigir mucho, pero muchísmo más que lo que dicta el artículo 89 de la Constitución Nacional (en el caso de Argentina) que dice: ¨Para ser elegido presidente o vicepresidente de la Nación, se requiere haber nacido en el territorio argentino, o ser hijo de ciudadano nativo, habiendo nacido en país extranjero; y las demás calidades exigidas para ser elegido senador¨, esto es, tener más de 30 años y cumplir con un tiempo de residencia determinado. Requisitos por demás de paupérrimos dado el cargo que se pretende ocupar.

En un poema de Bertolt Bercht dice del analfabeto político que no conoce que el costo de la vida, de los porotos, de los zapatos y de los remedios dependen de decisiones políticas, no sabe que de su ignorancia nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas.

Hoy en día, un candidato puede aparecer como el mesías, eso no lo hace buen gobernante, solo habla bien del su equipo de marketing. Está en nosotros exigir una mínima formación de los candidatos, de alguna manera pedirles el currículum y hacerles una entrevista de trabajo, de las más exigentes, pidiendo idoneidad, transparencia, respeto del estado de derecho, de la división de poderes, capacidad para reconocer sus limitaciones, que esté formado en lo que hace, que no oculte su ignorancia con su labia.

Lo ha dicho el bicho

Estupidizados. Así nos quieren

Buscando datos y lecturas de Noam Chomsky, vuelvo a leer el decálogo sobre estrategias de manipulación mediática. Primero sería interesante aclarar que lo elaboró un tal Sylvain Timsit y no Chomsky y que el libro al que hacen referencia ¨Armas silenciosas para guerras tranquilas¨ es de autor desconocido, de Timsit no hay muchos datos, o no tengo muchas ganas de buscarlos.

Quiero centrarme en las estrategias de manipulación, si bien, cuesta creer que haya gente pensando en cosas así, cual satánico Dr. No.

drno1

Pero leer  ese decálogo y ver como se ajusta a los que vemos día a día en los medios da que pensar . Sobre todo pareciera que nos quieren dejar como lobotomizados, anestesiados, convertirnos en como dijo Mariano Rajoy ¨…esa mayoría silenciosa que no se manifiesta…¨

Las 10 estrategias de manipulación mediática

mentideros telediario

1. La estrategia de la distracciónEl elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones. Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad. Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4. La estrategia de diferir. Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad. La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver “Armas silenciosas para guerras tranquilas”)”.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión. Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad. Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9. Reforzar la autoculpabilidad. Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución!

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

Parece macabro ¿no? Será que es la única forma de mantener este sistema actual, a esta altura ya hemos de dudar si llamarle democracia. Ni uno de sus principios es respetado hoy en día. No existe igualdad ante la ley, no existe una separación de poderes, con intromisiones permanentes de un poder sobre otro, más que nada del ejecutivo sobre el judicial (ej. Gallardón indulta a un conductor ‘kamikaze’ con 13 años de condena por matar a un joven), politizando todas las decisiones judiciales según su conveniencia. Los ciudadanos no pueden elegir libremente a sus representantes, ya que no existen opciones, siempre son las mismas caras.

Los políticos, los jueces chupamedias, los periodistas que manipulan sin descaro, los banqueros chupasangre, empresarios evasores,seguirán insistiendo en que es el mejor sistema, mantenernos a todos aborregados y mientras nos recortan por todos lados, nos empobrecen cada día más, contraen cada vez más el consumo, las empresas siguen cerrando y dejando gente en la calle, en España estamos llegando a los 6.000.000 de desempleados, todo para mantener un sistema de privilegios para los verdaderos culpables la crisis. Nos  ofrecen ¨Pan y Circo¨ para  tenernos a todos estupidizados, abstraídos de la realidad, apáticos, dejarnos sin capacidad de reacción.

A esto surge la pregunta. ¿Hay alguna alternativa a la democracia? Al menos a esta democracia hoy mal llamada representativa, porque los que están no representan a nadie. Tal vez una democracia directa, volver a los orígenes.  Algo un poco complicado, no es lo mismo un país de millones de habitantes que las pequeñas ciudades estado de la Grecia tropecientos años A.C.

No es el fin de esta entrada encontrar la variante, pero si plantear las preguntas correctas para aspirar a un cambio.  Tal vez sea empezar a mirar como hacen algunos suizos en su Landsgemeinde, un concepto interesante que merece un capítulo aparte.

Lo ha dicho el bicho