Balas para todos. El populismo punitivo

A vueltas con el tema del populismo, hay una vertiente a destacar del mismo, la que surge de la propia situación que sus políticas irresponsables generan. La inseguridad.

En la versión online de un diario de Santa Fé, Argentina, cuelgan un video de una escena, que por lo lamentablemente cotidiano, pareciera que no debería sorprender a nadie.

Pero en este caso, se da que la emotividad del ocasional espectador del video, se ve sacudida por la imagen del niño llorando desconsoladamente al ver a su madre desmayarse del susto. Como la grabación fue colgada en facebook, es muy interesante leer los comentarios, observar las reacciones, todas entendibles desde el punto de vista del hartazgo de la gente frente a la inseguridad que los rodea, o como les gusta edulcorar a los politisaurios ¨sensación de inseguridad¨.

FotoFlexer_Photo

Aclarando que yo también comenté, llama la atención como se repiten una y otra vez los mismos argumentos, las mismas reacciones. Uno pide militares, otro más balas a la policía, el de allá un paredón. Son reacciones más que normales, producto de la impotencia, emociones que todos hemos tenido ante una injusticia.

Pero esa emocionalidad, inherente a todos, puede ser perfectamente explotada por inescrupulosos que vienen a traer soluciones rápidas y  demagógicas a todas luces. ¿Cuántas veces hemos visto a populista de turno, con gesto adusto, prometer solucionar el problema de la delincuencia? Y las recetas son bastante parecidas, a modo general, aumento de las penas, reducción de la edad penal, hasta se escuchan pavadas como castración, pena de muerte o que los militares ocupen las calles. Proponen siempre un sistema represivo, reaccionando al delito hasta un poco irracionalmente.

Como  todo lo derivado del populismo, sus promesas son vacías, son las palabras que quieren escuchar las masas y nada más que eso.

Hay algo que tenemos que tener en claro, nadie está por encima de la ley. Reaccionar violentamente a la violencia nos convertiría en parte del problema. Las soluciones tienen que venir de la mano de la cohesión social, con propuestas coherentes y sobre todo, dentro de un marco legal.

No estoy aquí para elaborar dichas propuestas, sino para advertir, las balas no son la solución, muchas rebotan, se pierden y pueden ir a parar en gente inocente.

Lo ha dicho el bicho

Anuncios