Derecho a Pataleo

manifestacion-argentina

Manifestarse, un derecho reflejado en la mayoría de las constituciones de los países occidentales, incluida en la declaración sobre los derechos humanos en su artículo número 20, ya la constitución francesa de 1791 reconocía el derecho de reunión en su forma estática o manifestación en su forma más dinámica. Siempre bajo un marco regulatorio, que  no tiene grandes variaciones entre países, que básicamente busca resguardar el orden público.

PROTESTA DEL "18A" CONTRA EL GOBIERNO DE CRISTINA FERN¡NDEZ

Explicación cortita y al pie (jerga futbolera) del derecho a quejarse y patalear contra los políticos, pero, ¿sirven para algo? ¿Generan una respuesta positiva en quiénes son blanco de las protestas? La primera impresión es que no, que son contadas las ocasiones en que se han logrado los objetivos.

Miremos a los griegos, la Troika tiene de rehén al gobierno y le impone sus políticas recesivas, obligándolo a hacer recortes, despidiendo funcionarios, privatizando hasta a la abuela, bajando sueldos, subiendo y hasta inventado impuestos nuevos, dicho panorama indefectiblemente sacó a los helenos a las calles y desde que estalló la crisis en Europa han hecho un sinfín de manifestaciones, huelgas, han rodeado al Congreso, ha habido marchas pacíficas y otras muy violentas, la gente se ha quemado a lo bonzo. Semejante panorama haría mover los cimientos, al menos los emocionales, de cualquier persona y buscaría frenar tanta locura, aclaro que puse persona y no político. Está más que visto y probado que quienes están de puertas adentro, no escuchan o no quieren escuchar.

639x360_1292427424_grecia

En tierras ibéricas hay más de lo mismo. Movimientos de todo tipo y color se mueven, manifiestan, hacen ruido, hasta aplican métodos como el escrache (por fin algo que exportamos los argentinos). Ha habido casos, en que antes de ser desalojados de sus viviendas,  la gente se ha suicidado y los políticos ensayaron una tibia respuesta para frenar este drama. Todavía estamos esperando alguna modificación de la ley hipotecaria, aunque sea mínima.

15m

A destacar, solo en una ocasión, un político, Artur Mas, President de la Generalitat,  hizo como que escuchó el reclamo de la calle, fue en septiembre del año pasado, en la conmemoración de la Diada de Catalunya cuando se llevó a cabo una gran marcha en favor del independentismo, ahí si, cuando el grito popular juega a favor de los intereses del partido, el politisaurio se asomó al balcón y con los brazos extendidos cual mesías, abrazó la causa e instauró en España el debate sobre la independencia de Catalunya. Claro, que esa no fue la única manifestación, a diario se hace una y muchas de ellas por los mismos que en septiembre pedían independencia, pero como son contra las políticas de ajustes que hace el gobierno, la policía autonómica, los Mossos de Esquadra, tienen a bien de controlarla a palazo y pelotas de goma.

diada6

Hace poco muy poco, en mi querida Argentina, miles de paisanos salieron a expresar su descontento por un ataque más que hace nuestra presidenta contra el estado de derecho ¿y ella que hizo? Se fue a hablar con los pajaritos a Venezuela. Como será que escuchó a su amado pueblo, que una semana después, los diputados aprobaron la llamada ¨democratización de la justicia¨, tema sobre el que hablé en la entrada anterior.

18a arg

Entonces vuelven a saltar la preguntas: ¿sirve de algo manifestarse? ¿En qué están pensando los gobernantes cuando observan las protestas ciudadanas? ¿Despertará en ellos alguna emoción, arrepentimiento, duda?

La expresión ciudadana de manifestarse debe permanecer viva, sobrevivir a cualquier intento de los politisaurios  de que sean vistas como un acto político. No nos dejemos engañar, la democracia no es solamente emitir un voto y quedarse calladito cuatro años.

Desde aquí les digo, si sirve manifestarse, para demostrar que no estamos aborregados, para movilizar a los apáticos,canalizar positivamente sus votos, para que el sillón de los políticos ya nos le parezca tan cómodo sabiendo que el pueblo los está poniendo en evidencia.

En algún lado leí que ¨manifestarse es una condición necesaria mas no suficiente para provocar un cambio político¨

Ese cambio, tiene que ser un proceso, que tal vez, al estar acostumbrados a la inmediatez de hoy en día, esperamos que suceda de la noche a la mañana, no, como dije es un proceso, lleva tiempo crear las redes y el compromiso social generalizado.

Lo dijo Gandhi: ¨Nuestra recompensa está en el esfuerzo, no en el resultado, un esfuerzo total es una victoria completa¨

Lo ha dicho el Bicho.

Anuncios

¡Viva la Pepa!

justicia1

España, 19 de marzo de 1812, día que coincide también con la celebración de San José, se proclama la constitución española en Cádiz, por la coincidencia con el santoral, como a los que se llaman José en España les dicen ¨pepe¨, a la constitución la llamaron: ¨La Pepa¨ . Ese mismo día, los liberales españoles anuncian su adhesión a la carta magna al grito de ¡Viva la Pepa! Desde entonces, esa expresión ha permanecido y traspasado fronteras, lamentablemente, su sentido ha ido cambiando hacia una versión peyorativa y al día de hoy se usa esa frase como analogía de desorden, de que siga la fiesta sin importar las consecuencias.

Esto lo explico para referenciar una práctica cada vez más común en nuestros gobernantes, reformas constitucionales, leyes y decretazos para perpetuarse o acumular poder, cada uno y a su manera, decide, según su conveniencia, pasarse por donde no le da el sol las leyes fundamentales de un Estado soberano. El ¡VIVA LA PEPA! que todos conocemos.

Como antecedentes, para ponernos en situación, en nuestra historia reciente, están, la reforma de la Constitución Argentina del año 1994, impulsada por el entonces Presidente Carlos Saúl Menem, pautada meses antes, en dicembre de 1993, en lo  que se conoció como Pacto de Olivos,  con Raúl Alfonsín. Entre las reformas pactadas estaba la reelección de Presidente y vicepresidente por otro período de 4 años. Hasta entonces la Constitución original de 1853, no admitía la reelección inmediata, sinó que obligaba a dejar pasar un período de 6 años para poder presentarse como candidato. A partir de dicho pacto, se metió mano también en el poder judicial, en la Corte Suprema de Justicia, se redujo la ¨mayoría automatica¨ a la decisión de 5 jueces, la Corte pasaba a favorecer la gobernabilidad, apoyando las decisiones del ejecutivo,  en lugar de garantizar el cumplimiento de la Constitución. Salieron sentencias un poco llamativas y a todas luces anticonstitucionales, como el indulto a los militares de la dictadura, la indexación de las jubilaciones, se favorecieron las privatizaciones. Uno de los jueces de esa mayoría, Petracchi, se inventó el ¨per saltum¨, una doctrina que permite a la Corte Suprema encargarse de causas que aún no están resueltas en tribunales menores, cosa que le vino como anillo al dedo para resolver la privatización (regalo) de Aerolíneas Argentinas y parar los amparos contra el corralito bancario. Más claro, le hecho agua.

En los últimos días, en mi querido y maltrecho país, que dentro de poco se llamará Argenzuela, estamos asistiendo a un ataque más al estado de derecho, un paso hacia el totalitarismo, el Ejecutivo ha enviado al Congreso varios proyectos de ley, entre ellos, uno  para limitar las medidas cautelares, quedando el ciudadano indefenso en la justicia ante el Estado,  copiando métodos dictatoriales como el de Onganía durante su dictadura. Lo disfraza diciendo que es una democratización de la justicia, pretendiendo también reformar el Consejo de la Magistratura (que elige a los jueces), llevando de 13 a 19 a los integrantes y que 7 se ellos sean elegidos por voto popular . Quedan bien claras las intenciones, para la gilada, le llaman ¨democratización¨, les hacen creer que pueden elegir, los jueces tendrán que hacer campaña, cuando la Justicia debería mantenerse al margen de procesos electorales, no estar ni cerca relacionados a ninguna bandera política, los jueces no deberían ver peligrar su puesto por dictar una sentencia antipática para el régimen. Quien debería controlar, verá sus capacidades reducidas a nivel de servidumbre y para colmo, a mi humilde entender, la oposición se ha autodesprestigiado tanto que carece de fuerza para hacer verdadero contrapeso.

Cuando éramos chicos, nos hacían recitar de memoria el Preámbulo de nuestra Constitución, al hacerlo, le dábamos solemnidad, como dictando las normas, tácitamente sabíamos, pese a nuestra corta edad, que eran palabras ¨sagradas¨, como todo el texto que seguía a dicho preámbulo. El artículo 29 dice: El Congreso no puede conceder al Ejecutivo nacional, ni las Legislaturas provinciales a los gobernadores de provincia, facultades extraordinarias, ni la suma del poder público, ni otorgarles sumisiones o supremacías por las que la vida, el honor o las fortunas de los argentinos queden a merced de gobiernos o persona alguna. Actos de esta naturaleza llevan consigo una nulidad insanable, y sujetarán a los que los formulen, consientan o firmen, a la responsabilidad y pena de los INFAMES TRAIDORES DE LA PATRIA.

Se está cometiendo un atropello, están matando a nuestra democracia, es momento de que se tome enserio toda la solemnidad de un texto, que parece que los que hoy manejan los hilos desconocen o pretenden borrarlo de un plumazo. Es hora que los argentinos, como supimos hacerlo en otro momento, defendamos nuestros derechos y garantías. No dejemos que hagan de nuestra Justicia y de nuestra Patria un VIVA LA PEPA.

Lo ha dicho el bicho.

Política for dummies

No, no es una guía de iniciación a la política, el título podría haber sido ¨Política para boludos¨, pero me pareció muy fuerte.

Una nueva burrada del candidato a presidente de Venezuela, el increíblemente formado, intelectual, experto en ciencias políticas, Nicolás Maduro a quien aparentemente se le apareció el espíritu de Hugo Chavez en forma de ¨pajarito chiquitico¨ (pronúnciese con el deje típico venezolano, el de las telenovelas).

Es decir, después de sorprendernos con que el cáncer se inocula, demostrando que conduciendo el metro se puede hacer un doctorado en epigenética y biología oncológica.??????????????????????????????????

Ahora nos sale con que es medium, habla con los muertos y estos se presentan como plumíferos. Tal vez si hubiera dicho que era una urraca sería más creíble. Me imagino una sesión de espiritismo ¨ Hugo, Hugo, si estás ahí…. da tres golpes de estado¨

maduro-el-doctor-dolittle

Vista la calidad intelectual de nuestros políticos de hoy en día, lo lógico sería esperar reacciones de los votantes, al estilo ¨¿Me estás tomando el pelo?¨ o en argentino básico ¨¿Vos me viste cara de boludo? Lo que más tarde se traduciría en una merma en los votos, pero, resulta que eso no es así, al día de hoy Maduro supera a Capriles en 15 puntos de intención de voto. No hay que ser un gran estadista para darse cuenta que existe una mayoría que se deja tomar el pelo o lisa y llanamente son boludos. Si a esto que digo lo dijera un candidato en campaña, esa mayoría se sentiría profundamente ofendida, como yo no estoy buscando votos, me da igual que se ofendan.

Pero tanta incoherencia tendría que tener una explicación, estamos hablando de política y su discursiva, Patrick Charaudeau nos explica que es constitutivo de todo discurso político apelar a las emociones, esto, está particularmente exacerbado en el discurso populista, apelando a la espiritualidad, como en este caso o a una dramatización que procura la adhesión pasional.

El mismo Maduro, explicando su charla con el pajarraco, dice a El Nacional de Venezuela ¨En ese hermoso acto que tuvimos en Sabaneta recordando la memoria de nuestro comandante. Allí confesé algo que me sucedió: entró un pajarito revoleteando y empezó a silbar. Sólo lo podemos entender nosotros porque nos cabe el amor de patriotas. El pajarito se sorprendió, me dio una vuelta y se fue. Y yo tengo derecho de sentir lo que sentí, burgueses, inhumanos, irrespetuosos, antipatria. Yo sentí el espíritu de mi comandante Chávez echándome la bendición en esta batalla que estoy dando. Así lo sentí, así lo sentí¨

Lo interesante del párrafo anterior es que viene a ser una muestra fiel de que explica Charaudeau sobre los efectos de la emoción en el discurso populista, donde el líder enamorado de su patria, denuncia la fuente del mal, los culpables son designados como seres malvados, complotados contra la nación, generando antipatía, emociones en contra de un enemigo.

Al final no importa de quien viene, la charla es siempre la misma, nunca enfocada a un ideal, es una incoherencia tras otra, no hay un método, un mínimo análisis, es decir, lo que el pueblo quiere escuchar, incluso si eso implica tomarle el pelo, verles la cara de boludos. Al final, el título de la entrada no era tan fuerte, si lo es que payasos como este y otros tantos en América Latina hayan convertido a nuestros países en un circo donde el tonto dirige el destino de millones.

Lo ha dicho el bicho.